Los percebes son un marisco que podemos disfrutar durante todo el año, aunque, como en todo, existe su momento óptimo para el consumo. Ahora nos encontramos en uno de esos momentos idóneos para disfrutar de su magnífico sabor a mar.

Sin embargo, no siempre gusta repetir los mismos sabores, por eso hoy te queremos contar algunas recetas para cocinarlos y poder disfrutar de todas sus propiedades nutricionales sin tener siempre el mismo sabor en el paladar.

Percebes gallegos

¡Más sencillo imposible! Lo único que necesitas es: 300g de percebes por persona (más o menos), sal y laurel (opcional).

Tienes que poner una olla al fuego con agua (mucha gente utiliza agua de mar) hasta que se cubran los percebes. Añade sal gruesa en cantidad, debe quedar tan salada como el agua del mar (más o menos unos 60 gramos por litro de agua) y unas hojas de laurel.

Cuando el agua empiece a hervir agrega los percebes y cuando vuelva a tomar el punto de hervor, apaga el fuego y escurre el agua.  Sírvelos en una fuente y… ¡listo!

Arroz caldoso con percebes

Otra manera de comer este manjar es en un riquísimo arroz caldoso.  Lo único que necesitamos es: 250 gramos de percebes frescos, 100 gramos de alga codium en salazón o fresca, 1,5 litros de fumet de pescado, 140 gramos de arroz bomba, 80 gramos de judías verdes, 2 unidades de tomate canario maduros, una cebolla mediana tierna, dos pimientos secos ñoras, choriceros o chiles, un diente de ajo y sal fina. Te aseguramos que cada bocado que te lleves a la boca será único. Si quieres la receta completa, sólo tienes que pinchar en el enlace. ¡No olvides mandarnos una foto cuando tengas el plato terminado!

Si te ha gustado nuestro artículo sobre recetas, escríbenos un comentario y lo tendremos en cuenta para contarte nuestras recetas gallegas. ¡Te encantarán!