Cada lugar tiene sus propias tradiciones y Galicia no iba a ser menos. Por eso, te queremos contar algunas tradiciones gallegas que se hacen en estas épocas del año.

Cantar panxoliás

Desde el siglo XV, en muchos pueblos gallegos, los más jóvenes van de casa en casa cantando en grupo panxoliñas, que son canciones similares a los villancicos, a cambio de un aguinaldo. Suele realizarse en Nochebuena, Navidad, fin de año y Reyes Magos.

La visita del Apaldador o Apalpador

El día 24 o 31 de diciembre, dependiendo de la zona de Galicia, un orondo carbonero pelirrojo muy simpático baja de las montañas para llevar regalos a los niños. Toca la tripa de los pequeños para cerciorarse de que han comido bien durante el año y les deja regalos, siempre y cuando estén dormidos, claro. Comenzó siendo una costumbre del interior de Lugo, pero rápidamente se extendió al resto de Galicia.

Raíces celtas de la Navidad gallega

A día de hoy, la Navidad es una celebración cristiana que conmemora el nacimiento de Jesucristo, sin embargo, con el tiempo se han ido incorporando rasgos y costumbres de otras culturas. Una de ellas es la fiesta Yule, que los celtas celebraban en el solsticio de invierno con motivo del nacimiento del nuevo sol, de la llegada de los días más largos. Durante esta costumbre se quemaba un tronco y los protagonistas eran las gaitas, la comida y la bebida en abundancia.

El Tizón o Cepo de Nadal o Natarego

Está relacionado con la tradición anterior, una costumbre de zonas de Lugo y Pontevedra que consiste en dejar que la chimenea se apague en Nochebuena y limpiarla, para luego encender en nuevo fuego con un tronco nuevo. Este tronco se consume solo hasta la mitad y se guarda hasta el año siguiente para que proteja el hogar. Se le atribuyen propiedades curativas y sus cenizas sirven como fertilizante.