Con el calor, llegan algunos alimentos típicos y característicos de esta época. Por eso, te queremos hablar de algunos de ellos. Por puesto, los puedes encontrar incluidos en los platos que te ofrecemos en nuestro restaurante.

Tomate

El tomate es uno de los grandes ingredientes del verano. Se le asocian un sinfín de beneficios para la salud. Tienen, entre otras muchas cosas, licopeno, un antioxidante para prevenir enfermedades óseas en mujeres después de la menopausia. Además, son ricos en potasio, fósforo y magnesio, contribuyendo a reducir el riesgo de padecer alzhéimer, diabetes, sordera y problemas oculares. Una de las mejores maneras de saborearlo es con un aliño de vinagreta que potenciará su sabor. Además, si lo combinamos con pimiento, pepino o aguacate se realzará su carácter refrescante.

Pimiento

El pimiento es otro de los grandes protagonistas de la época de verano. Apenas nos aporta calorías y es muy saciante debido a su concentración en vitamina E, agua, micronutrientes y fibra. Hay que tener en cuenta que una ración de 100 gramos de pimiento rojo o verde aporta la dosis diaria necesaria de betacaroteno y vitamina C, ambas con un elevado poder antioxidante. Los expertos dicen que ayuda a prevenir el cáncer de colon.

Pepino

El pepino es otro de los indispensables en los meses de calor. Son depurativos y digestivos. Esta hortaliza representa un remedio eficaz contra la celulitis debido a su elevado porcentaje de agua. Además, contiene cobre, por lo que protege nuestro sistema inmunitario.

Flor de Calabacín

Como su propio nombre indica, se trata de una flor comestible. Muchos la consideran un manjar y resulta tan agradable para la vista como para el paladar. Destaca por su gran aporte vitamínico (vitamina A, B y C) y su poder antioxidante. Tiene una importante función diurética y laxante gracias al agua y fibra que contiene esta flor.