Hoy os queremos hablar sobre cómo podemos calcular la edad que tiene un bogavante. Quizás no lo parezca, pero estos crustáceos tienen una larga vida. Hace no mucho tiempo se pescó uno que se cree que tenía 140 años, es decir, se trata de un animal mucho más longevo que los humanos. Quizás sea éste el motivo por el que nos intrigan tanto estos animales marinos.

Según su tamaño

Los bogavantes crecen mudando, es decir, salen de sus viejas conchas mientras absorben agua, lo que expande el tamaño de su cuerpo. Esta muda o desprendimiento de concha ocurre unas 25 veces en los primeros 5-7 años de vida. Después de esa etapa o ciclo vital, el bogavante pesará aproximadamente unos 4,5 kilogramos. A partir de esa edad solo puede mudar una vez al año, aumentando aproximadamente un 15% de su tamaño en longitud y un 40% en peso.

Según sus anillos

Con los años, la ciencia y los estudios han ido descubriendo nuevos métodos de saber la edad de los bogavantes. La última es igual a la que se utiliza en árboles y, por supuesto, en otras especies marinas. Hay que pensar en que los científicos ya podían saber la edad de un pez contando los anillos de crecimiento que se encuentran en una parte ósea de su oído interno, la edad de un tiburón a partir de los anillos de sus vértebras y la edad de una vieira o almeja a partir de los anillos de su caparazón.

Sin embargo, los crustáceos planteaban un problema debido a la aparente ausencia de estructuras de crecimiento permanente. Se creía que los bogavantes y otros crustáceos mudaban las partes calcificadas del cuerpo que podrían contener las bandas de crecimiento anual. Pero no es así. Si observas muy, muy de cerca a un bogavante, puedes averiguar su edad contando los anillos en sus pedúnculos oculares y en sus molinos gástricos.