El pez rape ha sido considerado siempre como uno de los peces más feos de toda la historia. Quizá su fisionomía, con una cabeza de gran tamaño y un cuerpo plano que se estrecha hacia la cola, no sea el más sugerente, pero la versatilidad que ofrece en la cocina, y su excelente sabor, lo convierte en uno de los favoritos de nuestra gastronomía.

Hablamos de un pez de agua salada, considerado solitario y con variedad de tamaño entre hembras y machos: ¿Sabías que la hembra es mucho más grande que el macho?

Son peces que pueden vivir en las profundidades del fondo marino. Su morfología se encuentra adaptada para sobrevivir en los espacios inhóspitos que allí se encuentren. Su cuerpo consta de huesos delgados y flexibles que le permiten abrir la boca y capturar a sus presas. Además, no nos olvidemos de esa espina dorsal sobresaliente que le caracteriza, la cual utiliza como cebo para atraer a otros animales del fondo marino.

Sin duda, el rape es un pez curioso y lleno de cualidades sorprendentes. Pero, además, es un pez delicioso que te invitamos a probar en O´Grelo: El carpaccio de rape, un plato que no te puedes perder.