En nuestro restaurante cocinamos los mariscos y crustáceos de tal manera que no tendrás ninguna complicación a la hora de disfrutar de su maravilloso sabor. Sin embargo, si los compras en nuestra lonja y los cocinas a tu gusto, quizás te veas con el problema de qué hacer con ellos a la hora de comer. Por eso, os queremos hacer este artículo de blog donde os explicaremos cómo se debe sacar la carne de los crustáceos.

Lo primero que debemos tener para disfrutar al máximo y no dejar ni pizca de carne de estos deliciosos animales es contar con el material adecuado.

Tenacillas

Esta herramienta la podemos utilizar en la mayoría de los mariscos ya que con ellas podremos romper caparazones, tenazas o patas, accediendo fácilmente a la carne de los crustáceos.

Garfio

Este material lo podemos diferenciar fácilmente del resto ya que en uno de sus extremos tiene dos dientes tipo garfio (de ahí su nombre). Se utiliza para extraer la carne del interior de los caparazones, tenazas o patas que, posiblemente, hayamos tenido que romper antes con la tenacilla.

Cuchara

A pesar de que todos sabemos lo que es una cuchara, no es, por desgracia, la que nos imaginamos. La cuchara para comer crustáceos no es la típica de sopa o de postre. Se trata de un metal alargado que también lleva en un extremo dos picos en punto. Se diferencia del garfio en que en la otra punta lleva una media cuchara alargada y en punta. ¿Para qué sirve? La utilizamos para alcanzar cualquier parte del caparazón del crustáceo y poder extraer su carne. Sin embargo, no es lo único que podemos utilizar para saborear este manjar, también podemos intentar utilizar la “cuchara normal” que todos conocemos para comer la carne de mariscos de gran tamaño como el centollo o la nécora.

Existen muchas más herramientas que te iremos contando poco a poco. Pero queremos que tengas en cuenta que en nuestro restaurante preparamos todo de tal manera que tú solo tienes que preocuparte por disfrutar de nuestros sabores.