Cuando lees en nuestra carta que tenemos atún de Almadraba… seguro que te lanzas a por ese plato sin pensarlo, pero… ¿sabes realmente lo que es la Almadraba? En el artículo de hoy te lo queremos explicar.

Almadraba: técnica de pesca artesanal

Esta técnica se lleva realizando desde hace 3.000 años en las costas gaditanas. Consiste en colocar una estructura dibujada por barcos, boyas, redes y anclas y muchos, muchos metros de cableado dispuestos estratégicamente en las aguas del Estrecho de Gibraltar para comenzar la captura del atún rojo, aprovechando su migración hacia el Mar Mediterráneo.

Para no dañar el ecosistema, los expertos seleccionan los atunes adultos que han caído en las redes y dejan libres al resto de peces, así como los atunes que no superan el peso exigido. Después de esta selección se produce lo que se conoce como la “levantá”, que consiste en subir las redes con los atunes escogidos a la superficie. Posteriormente, se realiza el “ronqueo” que es el despiece del atún con un cuchillo de manera manual y artesana.

Demanda del mercado actual

La temporada de este tipo de pesca comienza en el mes de mayo y finaliza en el mes de julio porque es cuando el atún rojo baja para desovar desde las aguas más frías del Atlántico hasta las aguas más cálidas del Mediterráneo, pasando por el Estrecho de Gibraltar.

Aunque esta técnica puede parecer violenta, lo cierto es que ha sido elogiada como una de las formas más sostenibles de pesca. Según un estudio publicado en el año 2015 por la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo sobre la almadraba, se dice que “ningún arte de pesca en la historia de la humanidad ha demostrado ser tan sólido, eficiente, selectivo y aún así, tan sostenible y respetuoso con el Medio Ambiente”.

El atún rojo es un pescado tan valorado que en los años 90 se agotaron las existencias de esta especie por sobrepesca. Esto hizo que en el año 2006 las naciones atuneras respondieran acordando una cuota de pesca estrictas con un plan de recuperación de 15 años. Estas cuotas impulsaron las piscinas de acuicultura para seguir siendo rentables. Ya en el año 2015 se les permitió a las almadrabas españolas capturar unas 756 toneladas de atún, alrededor de la mitad de lo que levantaron hace una década.