Estos chipirones están absolutamente deliciosos y, como todo lo rico que viene del mar… puedes saborearlo en nuestro restaurante. Pero, hoy no os queremos hablar de su maravilloso sabor, os queremos contar un poco sobre este manjar.

¿Qué es la potera?

La potera es un anzuelo con varios ganchos que brilla y se mueve debajo del agua. Esta técnica de captura con sedal ofrece grandes y llamativas ventajas respecto a otras como podría ser la del arrastre. Una de las principales ventajas es que los chipirones se apresan limpios de arena y fango. Además, su piel permanece intacta, por lo que su aspecto es mucho más saludable, fresco y apetecible.

Esta técnica de pesca es, sin duda, un arte de pesca laborioso y complicado. Depende mucho de factores externos como el estado del mar o de la meteorología. Se sabe, por ejemplo, que en noches de Luna llena es cuando más se pescan estos chipirones. Sin embargo, a pesar de sus dificultados, se trata de la técnica ideal para su captura ya que éstos consiguen mantener buena parte de sus propiedades, su color blanco nacarado transparente, la carne tersa y una, sobre todo, una tinta libre de gránulos.

Los chipirones de potera son mucho más apreciados que otros ya que es más suave al paladar y su aspecto externo es particularmente cristalino. No en vano, estos chipirones son pescados vivos (los que puedes encontrar en nuestro restaurante tienen apenas unas horas desde su pesca), uno a uno y de manera artesanal. La calidad de este producto es máxima ya que se evitan los golpes que conlleva una pesca de arrastre por el fondo marino.

Y ahora que ya sabes todo el trabajo que lleva su adquisición… pásate y disfruta de su maravilloso sabor entre nuestras mesas. Seguro que notarás la gran diferencia entre un chipirón de la potera de la ría y uno que no lo es.