Si has visto la imagen de nuestras chuletas y te ha entrado hambre… entones tienes que seguir leyendo nuestro blog. Aquí te vamos a contar algunos trucos para que tus chuletas siempre queden sabrosas, aunque… si quieres disfrutar de unas deliciosas chuletas sin mancharte las manos, lo único que tienes que hacer es pasarte por nuestro restaurante y sentarte a disfrutar de las nuestras. ¡Absolutamente deliciosas!

Trucos para unas chuletas sabrosas

1.- Compra las chuletas con hueso. Ya sean frescas o ahumadas, el hueso le proporcionará un toque sabroso a tu preparación, además, mirando con detalle tu economía, son más baratas que las deshuesadas.

2.- Antes de comenzar, seca la carne. Con pasar un papel absorbente por encima y dar algunos golpecitos en la carne será suficiente para eliminar el exceso de humedad.

3.- Sazonado. Agrega sal y pimienta al gusto, por ambos lados. En el caso de que sean ahumadas, ten cuidado con su sabor ya que es más fuerte, limítate a sólo usar pimienta.

4.- Sellado. Dale un toque especial con la grasa que vayas a escoger. Usa mantequilla para preparaciones cremosas o aceite vegetal si quieres salsas agridulces. También puedes usar aceite de oliva cuando las quieras hacer picosas con hierbas.

5.- Salsas. Además de las salsas que te hemos mencionado en el punto 4, puedes también optar por la opción de los adobos o salsas de chiles secos, con salsas a base de mantequilla o limón.

6.- ¿Jugosas? Si las quieres sabrosas, lo único que tienes que hacer es dejarlas marinar en la salsa en la que las vayas a hacer, por un tiempo no inferior a una hora. Después, al cocinarlas, tapa la sartén para que la grasa y el vapor regresen en forma de deliciosas gotas de sazón.

7.- Chuletas empanizadas. Si quieres probar un toque diferente con las chuletas de siempre, te recomendamos que pruebes a hacerlas empanizadas. Estamos seguros de que te encantarán.