Es cierto que este delicioso manjar se puede disfrutar en todas las épocas del año. Sin embargo, es en verano cuando alcanza su mayor popularidad. ¿Quién no piensa cuando llega la época de calor en una terracita al aire libre para disfrutar de unas sardinitas a la brasa? No lo dudes y pásate por nuestro restaurante para disfrutar de su sabor. ¡No te las pierdas!

¿Por qué nos apetece más en verano?

Se trata de un alimento popular durante todo el año, sin embargo, en verano se acentúa su sabor y aroma al presentar un mayor índice de grasa (puede llegar al 20% frente al 3% del resto del año), ya que es ahora cuando engulle grandes cantidades de plancton que han aumentado por las altas temperaturas.

Las sardinas son un pescado azul, muy valorado por nutricionistas y médicos ya que su sabor es delicioso (sabe a mar) y ofrece una carne grasa y suculenta. Una de las facilidades que ofrece su consumo no es solo su gran accesibilidad y su precio económico, es también la versatilidad de platos que ofrece. Los expertos coinciden en que a la brasa es como mejor sabe la sardina, aunque también se puede disfrutar frita, en guisos marineros, escabechada, asada, en empanada… ¡Hay un sinfín de recetas!

Si vas a cocinarlas en casa… debes tener en cuenta que hay un tamaño adecuado para cada tipo de cocinado: las pequeñas puedes hacerlas en tortillas o revueltos (una vez que hayas quitado las espinas); las medianas admiten muy bien ser rebozadas, fritas o en preparaciones como pueden ser al ajillo; por último, las más grandes te recomendamos que las reservas para hacer a la brasa o la plancha.

Y ahora, después de hacerte la boca agua con este artículo… no lo dudes y reserva mesa en nuestro restaurante y… ¡a disfrutar del verano son nuestras deliciosas sardinas!