Las ostras son un alimento clave en una dieta sana y equilibrada. Además, este alimento se puede consumir en cualquier época del año, por lo que añadirla en nuestros menús es casi una obligación nutricional y gastronómica.

Su quieres disfrutar de su maravilloso sabor a mar sólo tienes que reservar mesa en nuestro restaurante, nosotros nos encargamos del resto. Tú sólo saborea las ostras y deja que tu cuerpo obtenga de este alimento todas sus propiedades.

Propiedades nutricionales

Las ostras aportan muchas proteínas y minerales y, sin embargo, pocas calorías. Aquí te hacemos un desglose.

Proteínas: aportan todos los aminoácidos esenciales. Las proteínas participan en la construcción y reparación del tejido muscular, regulan la actividad celular y forman enzimas.

Grasas: los ácidos grasos Omega-3 ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso y tienen un efecto antinflamatorio y antitrombótico muy importante.

Vitaminas: las ostras son una fuente extraordinaria de vitamina B12 (una sola ostra tiene el 133% de la cantidad recomendada). Es una vitamina esencial para preservar la salud de los nervios, del corazón y de las células. Además, ayuda a prevenir la demencia. No hay que dejar de lado el contenido en vitamina B2, C, B3 y A.

Minerales: Hay que destacar el zinc y el selenio. El zinc es un mineral necesario en muchos procesos metabólicos, además de que participa en la síntesis de proteínas e insulina, siendo esencial para el sistema inmunológico, ayudando, entre otras cosas, a cicatrizar heridas. Por otro lado, el selenio protege de los radicales libres y disminuye el riesgo de inflamaciones. No debemos olvidar los aportes de cobre, hierro, magnesio, fósforo, potasio y sodio que ofrece este alimento. También contiene yodo, necesario para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que ayuda a regular el ritmo metabólico del cuerpo, el crecimiento y el desarrollo del feto.