En la carta de nuestro restaurante encontrarás este plato. Lo realizamos con diferentes productos, el que te enseñamos en la foto de hoy es de bonito. Pero… ¿sabes realmente lo que es un “tartar”?

Definición

Según el Diccionario Gastronómico Larousse, un tartar es: “Una preparación elaborada con carne piada de res (de caballo, según puristas), servida cruda con yema de huevo y diversos condimentos (cebollas, alcaparras y perejil picado, mostaza, salsa inglesa, tabasco y aceite de oliva). En Bélgica esta preparación se llama “filete americano”. Otros nombres son “steak tartare” o carne tártara”.

Sin embargo, aunque esa sea la definición oficial, lo cierto es que los cocineros de hoy en día realizan este plato ya sea con carne o con pescado, servido crudo y cortado muy fino (en el caso de la carne) o en daditos (si se trata de un tartar de pescado).

Lo más normal es que vaya acompañado de una yema de huevo (en el caso del steak tartar), o de multitud de condimentos como pueden ser el pepino, las alcaparras, la cebolla, la mostaza, etc.

¿De dónde viene el nombre de este plato?

El tartar se trata de un plato bastante reciente, de hecho, se empezó a servir en hoteles y restaurantes a principios del siglo XX. Sin embargo, no fue hasta los años 50 que empezó a popularizarse. El primer chef que lo sirvió tal y como lo conocemos hoy fue Auguste Escoffier, que acompañó el plato con una salsa tártara llamándolo: beefsteak à la tartare. De ahí, el nombre evolucionó al actual “Steak Tartar”.

Historia

En los años 50, los tartares más populares estaban elaboradas a base de vacuno y venado. Sin embargo, durante los años 90 y debido al mal de las vacas locas, el tartar de carne quedó en segundo plano y los cocineros comenzaron a realizar variedades de este delicioso manjar.

El de salmón fue uno de los que cobró mayor popularidad: cortado en daditos y macerado en salsa de soja y wasabi. Normalmente va acompañado de un aguacate, semillas de sésamo tostado y cebolla picado.